Tipos de abdominoplastia: ¿cuál me conviene?

Sin dudas, conseguir un cuerpo esbelto es posible gracias a la medicina estética, la cual nos ayuda a perfeccionar esas zonas en rostro y cuerpo que queremos moldear para lucir más atractivos. Entre los tratamientos disponibles y de los más demandados destacan diversos tipos de abdominoplastia: ¿cuál me conviene?, cada uno ajustado a las necesidades propias de cada paciente.

Te ofreceremos detalles de cada tipo de cirugía en el abdomen, despejando todas las dudas e indicaciones de cada procedimiento. En todo caso, comenzaremos por recalcar que todos tienen el mismo fin: devolver la tonicidad a la pared abdominal, para que luzca mucho más firme y definida, removiendo excesos de piel y grasa sobrante.

En este sentido, debemos destacar un principio fundamental de la abdominoplastía: no es un tratamiento contra la obesidad; por tanto, el control de peso no es su finalidad. El objetivo de la cirugía de abdomen es, en definitiva, el eliminar la piel sobrante o flacidez que se ha producido en pacientes que han bajado de peso drásticamente y requieren deshacerse del “colgajo” de piel resultante en el proceso.

Por tanto, este objetivo de la cirugía plástica abdominal es absolutamente de carácter estético. Como es lógico, en el proceso resultan otros beneficios médicos asociados a la intervención quirúrgica en el área abdominal, donde además de piel, se pueden eliminar estrías, cicatrices, hernias y modelar totalmente la fisonomía del torso, ya sea femenino o masculino.

tipos-de-abdominoplastia-medidas

Tipos de abdominoplastia: Liposucción

Antes de precisar los tipos de cirugías de abdomen, comenzaremos por esbozar brevemente de qué se trata una abdominoplastia. Es un procedimiento quirúrgico, de carácter estético, realizado para aplanar y modelar el abdomen, eliminando el exceso de grasa y piel flácida, y endureciendo, al mismo tiempo, los músculos de la pared abdominal.

Básicamente, este tratamiento estético busca corregir los defectos del abdomen, tanto en la piel, como en la grasa y la musculatura, para mejorar su aspecto y hacerlo lucir más esbelto y firme.  Ahora bien, dependiendo del volumen, área y dimensiones del abdomen, el médico especialista decidirá qué tipo de abdominoplastia aplicará, según sea el caso, valorando las ventajas, beneficios e inconvenientes de cada procedimiento y paciente en particular.

Dependiendo de la cirugía seleccionada por el especialista, la intervención puede durar entre una hora y media y hasta 5 horas; por lo que el paciente puede requerir una o dos noches de hospitalización, para la respectiva observación médica. Al mismo tiempo, el especialista indicará el uso de una faja de compresión, la cual usará por cuatro semanas durante el reposo postoperatorio.  Entre los tipos de cirugía de abdomen se encuentran:

 

Liposucción:

Es un procedimiento quirúrgico que consiste en la aspiración de la grasa acumulada en la zona abdominal, obviamente cuando el paciente no presenta flacidez extrema en los músculos del abdomen, ni colgajos de piel; tan sólo un exceso de grasa en el torso. Es preciso señalar que, en la liposucción o lipoescultura, el tejido adiposo excedente es eliminado por completo, permitiendo una remodelación de la zona abdominal. Por tanto, si el paciente no aumenta de peso en forma drástica, los resultados obtenidos no serán afectados con facilidad, por lo que tienen un carácter semipermanente.

Es muy común, durante estas cirugías abdominales, que se aplique un proceso de lipotransferencia, es decir, que luego de extraída la grasa corporal; ésta es procesada y depurada para su transferencia como material de relleno en otra zona del cuerpo, generalmente en los glúteos.

tipos-de-abdominoplastia-miniabdominoplastia

Miniabdominoplastia sin desinserción umbilical

Básicamente, la miniabdominoplastia es un procedimiento quirúrgico menos complejo que la abdominoplastia. Éste es efectuado en la región inferior al ombligo, también llamada zona baja abdominal, dónde se produce un leve exceso de piel y acumulación de grasa, que es removido con una cirugía plástica abdominal menor.  En este caso, el especialista realiza una pequeña incisión, en un procedimiento mucho más rápido y, por tanto, con una recuperación también mucho más rápida. En esta intervención el ombligo no se toca, sino que queda en su lugar. En general, la miniabdominoplastia suele ser complementada con una liposucción, para conseguir una tonificación global y armonía en toda la silueta corporal. 

Pero, además, la miniabdominoplastia ofrece la ventaja de que la cicatriz resultante es muy mucho más pequeña, similar a la de una cesárea, pero con mejor aspecto. Por último, este tipo de abdominoplastia suele ser recomendado para pacientes que no pueden reducir el abdomen por métodos convencionales, como son las dietas o ejercicio corporal.

 

Miniabdominoplastia con desinserción umbilical:

En este caso, la miniabdominoplastia es requerida por un exceso moderado de piel en la región que se encuentra por encima de la región umbilical, por lo que conlleva a un reacomodo mínimo del ombligo, retirando el exceso de piel, para remodelar y estilizar totalmente la zona abdominal.  Aquellos pacientes que no excedan su índice de masa corporal en 28 suelen ser los candidatos perfectos para una miniabdominoplastia, es decir, los que no superen su peso normal en más de 5 a 10 kilos. Además, es aplicable para aquellos que tienen peso normal, pero tienen estrías y flacidez cutánea no muy pronunciada.

En muchos casos, de pacientes extremadamente obesos, algunos son sometidos a dieta para bajar a un peso ideal aceptable, para ser sometido a esta intervención. Como en el caso anterior, esta cirugía puede ser realizada en conjunto con una liposucción; y el ombligo se desciende al menos un centímetro, en promedio, para permitir que el área superior del abdomen no quede flácida.

tipos-de-abdominoplastia-proceso

Abdominoplastia con cicatriz vertical:

Este tipo de abdominoplastia es aplicada cuando la miniabdominoplastia no es suficiente. En general, el paciente tiene más piel sobrante que en los casos anteriores, por tanto, es necesario separar el ombligo de la piel del paciente, por lo cual resecan el área y sacan de nuevo el ombligo, de acuerdo con el remodelado alcanzado en la zona abdominal. En este procedimiento, los pacientes suelen quedarse con una cicatriz vertical pequeña encima de la zona, lo que deriva el nombre de la cirugía.

 

Abdominoplastia en flor de Lis:

En esta cirugía de abdomen, conocida como flor de lis, la técnica de incisión es realizada en forma de T invertida. Suele ser aplicada en pacientes que poseen grandes cantidades de piel suelta o colgajos, en la mayoría de personas que perdieron drásticamente de peso, por cirugías bariátricas o en mujeres con partos múltiples.  Por tanto, es requerida una incisión más amplia en la zona abdominal.

En este caso, al igual que en las otras intervenciones, la piel es separada de la pared abdominal, para permitir el remodelado de los músculos y recuperar la firmeza del abdomen. Una vez se ha eliminado la piel suelta, el ombligo es recolocado. El post-operatorio suele ser más cuidadoso, requiriendo la implementación de drenajes y uso de faja abdominal, hasta lograr la recuperación total del paciente, unas semanas más tarde. 

 

Abdominoplastia clásica o tradicional:

Es también llamada dermolipectomía, y es la cirugía de abdomen aplicada en pacientes que tienen de sobra mucha piel, por lo que proceden a estirar la piel sobrante de la región umbilical y la unen con el pubis y las ingles; reubicando el ombligo y remodelando toda la zona. La cicatriz suele ser grande, pero fácil de disimular.

tipos-de-abdominoplastia-recomendaciones

Abdominoplastia con extensiones laterales:

Abdominoplastia con extensiones laterales:

Esta intervención tiene como objetivo corregir los excesos que hay en los lados del abdomen, modelando la silueta del paciente.

 

Abdominoplastia circunferencial o contornoplastia:

Es la intervención prescrita para pacientes que pierden mucho peso, y en forma exagerada, por lo que le sobra piel por todas las regiones. En estas situaciones, se hace una incisión periférica, cuya cicatriz se prolonga por encima de las nalgas, para cubrir más espacio del paciente y modelar totalmente su cuerpo.

 

Abdominoplastia inversa o ascendente

En este caso, la cirugía plástica abdominal eliminará el exceso de piel se localiza en la zona superior, ubicado por encima del ombligo. Éste cuadrante se une a las mamas, por lo que la intervención es aprovechada para aumentar el tamaño de sus senos.

tipos-de-abdominoplastia-cirugia

Recomendaciones ante una abdominoplastia

Ya hemos reconocido, caso a caso, todos los tipos de cirugía de abdomen que existe y por qué son aplicadas. No obstante, siempre es necesario precisar las recomendaciones básicas ante una abdominoplastia. Entre éstas se encuentran las siguientes:

  • Evite el tabaco unas semanas antes y después de la cirugía de abdomen.
  • Mantenga un peso estable, al menos en 6 meses antes de la cirugía.
  • Hidrate correctamente la piel abdominal
  • No consuma medicamentos sin la respectiva supervisión del especialista. Algunos pudieran afectar la coagulación de la sangre.
  • Practicarse un riguroso examen pre-operatorio, para descartar hernias, valores alterados u otros problemas.

Finalmente, aun cuando se ha convertido en una tendencia en el mundo de la cirugía estética, antes de tomar cualquier decisión sobre la abdominoplastia, debes consultar con un especialista y determinar las necesidades y opciones que presenta tu caso, a fin de conseguir el cuerpo esbelto que anhelas recuperar.

tipos-de-abdominoplastia